SMALL CHANGE

Malcolm Gladwell analiza en The New Yorker el potencial revolucionario de las nuevas redes sociales virtuales. Argumenta que mientras el gérmen de los movimientos sociales  que comportan activismo de alto riesgo  ha estado en grupos compactos con relaciones personales intensas, el tipo de relaciones promovidas por redes sociales como Twitter es de baja intensidad. Lo que sí permiten estas redes es mantener el contacto con los conocidos y son positivas para la difusión de innovaciones, la colaboración interdisciplinar o para hacer encajar a la perfección a compradores y vendedores o para las tareas logísticas del mundo de las citas.

Ir  artículo completo