Las relaciones de poder entre el Estado y la industria de la comunicación: ámbitos de sentido y construcción de la legitimidad social

Por Susana E. Espinoza Cruz

Las industrias de la información y la comunicación se convirtieron en actores económicos en el momento que observaron su capacidad de influir de forma decisiva -positiva o negativamente- las economías nacionales, regionales y globales. Esta capacidad de acción económica los convirtió en actores sociales y políticos determinantes con el poder necesario para establecer políticas en relación a sus intereses.

Tenemos así que, a partir de la convergencia de capitales y tecnologías en pocas manos, los medios de comunicación en nuestro país, constituidos como grupos industriales, dejaron de ser intermediarios sociales para convertirse en actores políticos de peso(VI). La capacidad de influir en la economía mexicana(VD1) le da a esta industria un poder de negociación a nivel cúpula inmenso; situación que le permite ejercer también una influencia determinante en las políticas nacionales de Estado(VD2) y más aún, en las características sociales de un país.
Artículo Completo