Comunicación y cultura en la era digital

Retos de nuestra democracia
Por Dr. Francisco Sierra Caballero

Las contradictorias relaciones entre Comunicación y Democracia definen en nuestro tiempo, un problema complejo, socialmente insoslayable tanto como impreciso.
Por ironías de la historia, se trata de una relación paradójica e inevitablemente recurrente en la que más que un binomio para la integración se plantea, por lo general, como un sistema abierto a la contradicción terminológica.
Así, la democracia se «adjetiva» mientras que la comunicación, día a día, se nos plantea, más aún en la era de la Sociedad de la Información, como una cuestión sustancial y, por ende, una demanda de diferentes grupos sociales y de la ciudadanía en su conjunto. Pues, conscientes de la centralidad de la mediación social, los ciudadanos observan que, en función de la mayor o menor apertura y diversidad de la comunicación pública moderna, la calidad de nuestro sistema democrático varía, al tiempo que las instituciones y principios de la soberanía pueden y de hecho logran performar y abrir la pluralidad de corrientes ideológicas en el espacio público según las formas contemporáneas de gobernanza.