Ciudadanía, comunicación y gobernanza local

Consideraciones para una nueva política de lo común
Francisco SIERRA CABALLERO

Las tendencias o cambios sociales que introduce la denominada Sociedad de la Información se proyectan hoy en el sistema de la comunicación-mundo delineando nuevos procesos de desarrollo y reproducción cultural que determinan especialmente las formas de manifestación y construcción de la ciudadanía. Considerando los principios y lógicas constituyentes de esta nueva estructura de la mediación social, podríamos distinguir la nueva era digital como una cultura que tiende a constituir un tipo de sociedad descentrada.
No es casual que muchos teóricos contemporáneos comparen ésta con la época medieval y que incluso califiquen dicha forma estética posmoderna como propia de una cultura neobarroca, caracterizada por la multiplicación de poderes, la descentralización y la singularidad de la cultura de la diferencia como norma, así como diversas formas de aislamiento junto a la proliferación de jerarquías territoriales derivadas de los actuales procesos de descentramiento, con las que irremediablemente viene cuestionándose el tradicional papel del Estado-nación, impelido como está por los procesos de globalización y descentralización política que impulsa el propio capitalismo. En definitiva, nos encontramos, como señala Ulrich Beck, ante un nuevo entorno que poco tiene que ver con el espíritu positivo de la ilustración y sus modelos de previsión social, entre otras razones porque la naturaleza del cambio es complejo y difícilmente manejable, una sociedad de riesgo, pero también de oportunidades que, no casualmente, por utilizar el paralelismo con el medioevo, tiende por lo general a producir lecturas muy pesimistas sobre la posibilidad de construcción de alternativas colectivas de progreso; descartando como consecuencia por omisión toda transformación del cambio histórico en un sentido distinto al actual.

Artículo Completo