Las revelaciones de WikiLeaks no son más que la punta del iceberg

Entrevista de Laura Emmet a Julian Assange
Traducido para Rebelión por Ricardo García Pérez
Junto con otras figuras destacadas especializadas en secretos y transparencia, Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, ha participado en un debate celebrado el 9 de abril de 2011 en el ayuntamiento de Kensington, en el centro de Londres, sobre denuncia de irregularidades.

El responsable de WikiLeaks dice que las revelaciones hechas en su página web no son más que la punta del iceberg. En una entrevista exclusiva concedida a RT, Julian Assange afirmó que la revelación de más información perturbadora solo es cuestión de tiempo

La publicación de telegramas confidenciales demostró ser muy comprometedora para Estados Unidos y otros países.

«Si valoramos la labor realizada en los últimos 12 meses, pensémoslo. Todos esos detalles que han salido a la luz sucedieron realmente en el mundo antes de 2010, pero la gente no tenía noticia de ellos. Así pues, ¿qué es lo que no sabemos ahora? Hay todo un gigantesco mundo oculto del que no sabemos nada. Está ahí ahora mismo.»

Assange afirma que los datos hechos públicos por WikiLeaks ni siquiera son los más relevantes e insta a la gente a que no crea que la información que recibe de los medios de comunicación es la totalidad de lo que está sucediendo.

«Solo hicimos público material secreto, clasificado y confidencial. No teníamos ningún telegrama que fuera alto secreto. El material realmente embarazoso, las cosas realmente graves no estaban incluidas en la recopilación de lo que hicimos público. Pero sigue ahí.»

(Para saber más sobre la entrevista de Laura Emmett con Julian Assange, pincha aquí .)
«Todas las guerras de los últimos 50 años han sido fruto de las mentiras de los medios de comunicación»

RT: Muchas gracias por hablar con RT, Julian Assange. Ahora, gracias a su trabajo, tenemos cierta idea de cómo se toman las decisiones políticas en el mundo. ¿Qué opina de las últimas evoluciones de los sucesos de Oriente Próximo y el Norte de África en este momento? ¿Cree que estamos presenciando auténticos levantamientos sociales o, por el contrario, que estamos viendo una especie de rebelión orquestada? En este último caso, ¿quién cree que está detrás de todo esto?
JA: En algunas regiones de Oriente Próximo se han producido auténticos cambios. Creo que el de Egipto es un caso evidente. Al principio me preocupó la revolución egipcia: si se trataba solo de un cambio de los ocupantes de las poltronas y del mantenimiento de la misma estructura de poder vigente, o si estaba sucediendo algo de verdad.

Pero cuando Mubarak huyó de El Cairo se podían percibir mini-revoluciones en todas las instituciones de Egipto, desde Alejandría hasta El Cairo. De modo que ese es un tipo de cambios muy difícil de deshacer.

Lo que está sucediendo en otros países es ligeramente distinto. La situación de Libia tiene a todas luces participación de agentes estatales de muchos ámbitos distintos. Es algo que ha venido impulsado por agentes estatales. Ahora es normal que los países vecinos estén relacionados entre sí: los activistas de diferentes países, las familias de diferentes países, las empresas de diferentes países y los Estados de países vecinos. Es normal.

Cuando los ejércitos extranjeros de países muy, muy lejanos asumen un papel agresivo en una cuestión regional tenemos que fijarnos un poco más y decir que lo que está sucediendo no es normal. De manera que lo que está sucediendo en Libia no es normal.

RT: Y, a su juicio, ¿qué papel cree que han desempeñado los portales de las redes sociales como Facebook o Twitter en las revoluciones de Oriente Próximo? ¿Hasta qué punto resulta fácil, desde su punto de vista, manipular ese tipo de medios?

JA: Facebook, concretamente, es la maquinaria de espionaje más espantosa que se ha inventado. En ella tenemos la base de datos más completa del mundo sobre personas, con sus relaciones, sus nombres, sus direcciones, los lugares donde se encuentran y las comunicaciones que mantienen entre sí y con sus parientes… todas alojadas en Estados Unidos, todas accesibles a los servicios de inteligencia estadounidenses. No se trata de que puedan recibir una notificación para facilitar obligatoriamente la información. Es que es una interfaz desarrollada para uso de los servicios de inteligencia estadounidenses.

Ahora bien, ¿es cierto que Facebook está gestionada realmente por los servicios de inteligencia estadounidenses? No, no es así. Sucede sencillamente de que esos servicios de inteligencia pueden ejercer presiones jurídicas y políticas sobre ellas. Y les resulta caro manejar los registros uno por uno, de modo que han automatizado el proceso. Todo el mundo debería comprender que cuando incorporan amigos a Facebook le están haciendo a las agencias de inteligencia estadounidenses el trabajo de construirles la base de datos.

RT: Muy bien, hablemos de otro de los últimos telegramas que WikiLeaks ha hecho público. En ellos se muestra al Reino Unido como un refugio para el extremismo, por el que han pasado al menos 35 presos de Guantánamo. ¿Sigue siendo el Reino Unido un puerto franco para los terroristas?

JA: Se sabe que ha sido un refugio para los terroristas y, sin duda, lo es para los oligarcas y los antiguos dictadores de otros gobiernos que han recalado aquí. Pensemos, por ejemplo, en el famoso juicio contra Pinochet para que se le extraditara del Reino Unido, cuando Thatcher se defendió… curiosamente, utilizando a un abogado que participa en la tentativa de extraditarme del Reino Unido. Pero bueno, ahora parte de eso quizá sea bueno. Es un ejemplo del auténtico liberalismo del Reino Unido: venid aquí todos, que os protegeremos. Por otra parte, parece haber cierta incoherencia. ¿Apoyan realmente que acudan al Reino Unido defensores de la libertad de expresión como yo? Porque, por otra parte, están apoyando a personas como los hijos de Gadafi.

RT: ¿Por qué WikiLeaks ha hecho pública ahora la información sobre Guantánamo? Quiero decir que parece llegar con bastante retraso. ¿Es porque Obama ha anunciado hace poco que se presentará a la reelección y que, como todo el mundo recuerda, cerrar Guantánamo era una de sus promesas electorales?

JA: Hay una serie de razones para que lo hayamos hecho ahora. La principal es que somos una organización reducida, aunque con un alto grado de compromiso. El año pasado sufrimos ataques extraordinarios. Todos esos ataques siguen produciéndose. Así que han mermado de hecho nuestra capacidad de reaccionar y publicar con rapidez.

El momento es oportuno. Obama ha renunciado a cerrar Guantánamo y ha decidido reabrir los procesos judiciales. Y ahora nos vemos en una situación en la que hasta el gobierno de Obama reconoce que 48 de las personas que todavía siguen en Guantánamo son absolutamente inocentes y deberían ser enviadas a otra parte, pero no se les manda a ningún sitio. De manera que hay personas absolutamente inocentes que llevan encarceladas muchos años sin haber sido juzgadas y sin esperanza de ser puestas en libertad. Ningún país aceptará acogerlos, ni siquiera Estados Unidos. Pero Estados Unidos los ha convertido en su problema.

Estados Unidos participó en la detención de todas estas personas inocentes poniendo en marcha un proceso que, desde el principio, estaba absolutamente corrompido. Hay una razón para que estén en Guantánamo y no en territorio estadounidense o en un país aliado. Y esa razón era ocultarlos y mantenerlos en un limbo legal. Exactamente igual que existen islas del Caribe dedicadas a blanquear dinero, Estados Unidos se dedica a blanquear personas.

RT: Permítame unas palabras sobre sus socios periodísticos, uno de los cuales es The Guardian , con quien usted libra ahora una disputa. Pero usted lo seleccionó como principal socio en lengua inglesa para distribuir los telegramas de WikiLeaks. Y ahora los periodistas de The Guardian han publicado ese libro sobre WikiLeaks, que usted dice que es un ataque contra su persona. A juzgar por todo esto, ¿cómo describiría usted la actitud de The Guardian ante las revelaciones de información con la que se denuncian prácticas ilegales y la libertad de prensa en general?

JA: Son una empresa periodística y, por tanto, como es lógico, quieren tener todos los derechos posibles sobre la publicación de esas informaciones, es un interés natural. Lo que han hecho con toda esa manipulación de telegramas con sus increíbles recortes es impulsar el derecho de las personas a saber todos, todos los detalles. Y lo que les preocupa es recibir alguna clase de ataques.

Pero ya hemos visto en varias ocasiones manipulaciones similares del material que les hemos proporcionado. The Guardian es el máximo infractor, pero también se lo hemos visto hacer a The New York Times . The New York Times ha reducido un telegrama de 62 páginas a dos párrafos. Y eso va diametralmente en contra del acuerdo que en un principio establecimos con ellos el 1 de noviembre de 2010. El acuerdo establecía que lo único que se podía eliminar eran nombres para preservar la vida de personas. No se debía resumir ni recortar nada más, ni para proteger el honor de nadie, ni para salvaguardar los beneficios de The Guardian , sino tan solo proteger vidas. Lo que sucede en Occidente es que no hay fronteras entre el interés del Estado y los intereses comerciales. Debido a las privatizaciones, los límites del Estado se han desdibujado y difuminado con los límites de las empresas. De manera que cuando vemos la conducta de The Guardian , o la de The New York Times , no vemos más que esa amalgama de intereses empresariales y estatales que se diluyen a la perfección. A The Guardian le preocupa sobre todo recibir críticas de esos intereses poderosos, las demandas que les puedan poner los oligarcas, las personas lo bastante poderosas par hacer prosperar una demanda judicial.

RT: Hablemos un poco de usted y de cómo le va en este momento. Ahora mismo está defendiéndose de una petición de extradición a Suecia. ¿Qué temería en caso de que lo extraditaran a Suecia?
JA: El problema tiene dos partes. Estados Unidos intenta iniciar un proceso de extradición mío a Estados Unidos. Hoy mismo hemos recibido una citación del gran jurado secreto que se reúne en Alexandria, Virginia, y trata de montar esa acusación de espionaje contra nosotros. Está preparando esa acusación y, al margen del país en que me encuentre, cuando decida acusarme intentarán extraditarme del país en el que esté y, seguramente, no solo a mí, también a otros miembros de la organización.

El otro problema de la extradición a Suecia es que el proceso mismo está pervertido. Estuvo pervertido desde el principio. Hemos visto perversión en los medios de comunicación suecos, hemos visto toda clase de irregularidades en el desarrollo del caso.

RT: ¿Qué mensaje cree que transmitiría al mundo si el Reino Unido cambiara de opinión, algo, según parece, de todo punto inesperado en este momento, y se negara a extraditarle?

JA: Depende del país. Este es el tipo de deliberaciones que se están llevando a cabo en el Reino Unido. El Reino Unido quiere mantener buenas relaciones con Estados Unidos. Así que, si el Reino Unido rechazara la petición de extradición estadounidense, la situación le plantearía problemas graves. Igualmente, si rechazara la petición de extradición del gobierno sueco, también le plantearía problemas, porque parecería que pretende protegerme. Y ese es el trance al que se tuvo que enfrentar Afganistán cuando parecía que estaba ofreciendo protección a Ben Laden, por lo que hubo una reacción violenta. Tal como Estados Unidos está tratando de orientar su violenta reacción contra mí, todo aquel país que parezca que nos protege sufrirá presiones políticas. Pero si el Reino Unido intenta extraditarme a Estados Unidos, entonces deberá hacer frente a una situación política complicada. La inmensa mayoría de la gente del Reino Unido nos apoya.

RT: Por último, Julian, ¿quién cree usted que es su enemigo número uno?

JA: Nuestro enemigo número uno es la ignorancia. Y creo que es el enemigo número uno de todo el mundo; es el desconocimiento de lo que sucede realmente en el mundo. Solo cuando se empieza a entender se pueden hacer proyectos y tomar decisiones efectivas. Ahora bien, la pregunta es quién fomenta el desconocimiento. Bueno, pues las organizaciones que tratan de mantener las cosas en secreto y las que distorsionan la información veraz para falsificarla o tergiversarla. En esta última categoría se encuentran los medios de comunicación malos.

De hecho, opino que los medios de comunicación, en general, son tan malos que debemos preguntarnos si el mundo no iría mejor sin ellos. Distorsionan tanto la realidad del mundo que las consecuencias son… guerras y gobierno corruptos que siguen vigentes.

Una de las cosas esperanzadoras que he descubierto es que casi todas las guerras desencadenadas en los últimos 50 años han sido fruto de las mentiras de los medios de comunicación. Los medios podrían haber impedido que se declararan si hubieran indagado lo suficiente; podrían haberlas impedido si no hubieran reproducido la propaganda oficial. ¿Y qué significa eso? Bueno, significa, esencialmente, que a la población no le gusta la guerra y que es preciso encauzarla hacia la guerra. La población no se enzarza por iniciativa propia en una guerra si tiene los ojos bien abiertos. De manera que, si disponemos de un entorno mediático saludable, entonces también disponemos de un entorno pacífico.

RT: Muchas gracias.

Fuente: http://rt.com/news/wikileaks-revelations-assange-interview/